ELECCIONES 2020: El turno de los electores

0
394

La población tuvo un desempeño matizado por tolerancia, respeto y civilidad durante la campaña electoral, al punto que contados incidentes de violencia fueron atribuidos a activistas partidarios y no a ciudadanos ordinarios, por lo que corresponde ahora al liderazgo partidario propiciar que las votaciones del domingo transcurran en completo orden.

Partidos y candidatos coparon ayer la televisión, radio, prensa y redes desde los cuales literalmente produjeron intensos bombardeos de discursos, promociones, promesas, merengue, salsa y bachata, además de realizar marchas, mítines y caravanas, en lo que puede definirse como un final espectacular del proselitismo.

El debate político electoral se caracterizó por el intercambio de acusaciones, expresiones afrentosas o infamantes, sin tocar siquiera la posibilidad de auténticos debates sobre temas relacionados con la economía, educación, fiscalidad, seguridad ciudadana, empleo y transporte.

Más de siete millones de electores convocados a las votaciones del domingo reclaman, anhelan y esperan merecer que la Junta Central Electoral Electoral (JCE) y los partidos garanticen que los ciudadanos ejerzan el derecho al sufragio en ambiente de seguridad y libertad.

La campaña electoral terminó por lo que corresponde ahora al personal de los colegios electorales asumir absoluto control sobre los recintos de votación, sin que delegados políticos o activistas partidarios pretendan imponer reglas de juego alternas o incompatibles con el proceso comicial.

A pesar de la pandemia del coronavirus, todas las banderías políticas realizaron las jornadas de promoción de sus candidatos en completa libertad, al punto que concluyeron con fiestas o carnavales electorales, por lo que ahora la población reclama el derecho de elegir libremente sin ataduras o limitaciones de ningún tipo.

Iglesia católica y las de otras denominaciones cristianas, gremios empresariales e instituciones de la sociedad civil han emplazado a partidos y candidatos a respetar los resultados de las elecciones, deber y obligación que garantiza pulcritud en el proceso de votaciones y ayuda a consolidar la gobernanza y la democracia.

Todos los partidos y candidatos, en mayor o menor medida, realizaron sus respectivos cierres de campaña, por lo que el turno corresponde ahora a los electores a los que les asiste derecho a sufragar en ambiente de tranquilidad, respeto y gran sentido de civilidad. Que así sea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí