OPINIÓN:Esfuerzo conjunto en el caso secuestro dominicanos en Haiti

0
48

Las acciones que encamina la policía haitiana en procura de rescatar con vida a dos dominicanos y un haitiano secuestrados el sábado en Puerto Príncipe, cuontarían, en caso necesario, con el apoyo y colaboración de las Fuerzas Armadas de República Dominicana, cuyo titular ha dicho que entre las tropas acantonadas en la frontera figura un grupo antiterrorista.

El teniente general Carlos Luciano Díaz Morfa no ha dicho que ese grupo élite cruzaría la frontera en caso de ser necesario para salvaguardar la integridad de los hermanos Maicol Enrique y Antonio Gerer Campusano Féliz, pero ha señalado que las autoridades ofrecerán todo el respaldo que sea necesario a sus vecinos en la tarea de liberarlos.

Se ha dicho que la Policía de Haití ha solicitado colaboración del Ministerio de Defensa y de agencias de inteligencia del lado dominicano para poder localizar a los secuestradores de los técnicos dominicanos y el intérprete haitiano, por lo que puede decirse que autoridades de ambos países aúnan esfuerzos para rescatarlos.

No parece posible que el equipo élite antiterrorista que refiere el teniente general Díaz Morfa pueda intervenir en un operativo militar de rescate de los hermanos Campusano Féliz, pero el ministro dejó claro que esos militares están entrenados para actuar en casos de secuestros.

La crisis política de Haití dificulta la labor de su Policía para enfrentar a bandas que perpetran un promedio de cinco secuestros diarios para exigir rescates por miles o millones de dólares o gourdes, por lo que se requiere que el Ministerio de Defensa y la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI) colaboren en las investigaciones.

Llama la atención que el ministro de Defensa no desmintió versiones de prensa que refieren una posible operación militar encaminada a rescatar con vida a los dominicanos raptados en Haití, pero alivia saber que autoridades de ambos países trabajan en conjunto para resolver tan delicado caso.

La ausencia de instituciones de orden y control profundiza en Haití el estado de desorden y anarquía, que aprovechan grupos de delincuentes para imponer el terror, por vía de secuestros, atracos, ejecuciones y extorsión, de lo que no escapa ningún sector social o económico de esa convulsionada nación.

En ese contexto, autoridades haitianas y dominicanas trabajan por localizar con vida a los hermanos Campusano Féliz y al intérprete haitiano, cuyas familias y la sociedad toda ruegan para que puedan regresar sanos y sus captores apresados y sometidos a la justicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí