OPINIÓN: Algo De Todo

0
92

Por Elsa Ramírez de Miura

Bonnie y Clyde son probablemente los delincuentes más románticos de la historia. En cuanto a las relaciones famosas, están a la altura de Romeo y Julieta.

A menudo, la realidad es diferente del mito. Bonnie Parker y Clyde Barrow llevaron una vida dura e incómoda. Bonnie se casó con 15 años de edad con Roy Thornton en 1926, compañero de secundaria y en 1929 fue a la cárcel por robo. Desde entonces Roy y Bonnie nunca volvieron a verse, llevaron un matrimonio tumultuoso pero jamás se divorciaron.

En 1930 conoció a Clyde Barrow, ya buscado por la justicia y aun así, se convirtieron en almas gemelas. Ambos tenían problemas para caminar por distintas causas. Clyde se mutiló el dedo gordo del pie izquierdo y parte del segundo dedo con un hacha como estrategia para ser trasladado a otro lugar lejos de la cárcel, aunque no hubieras sido necesario porque seis días después, el Gobernador de Texas le dio libertad condicional por las gestiones realizadas por su madre.

Un año después, Bonnie sufrió un accidente automovilístico, cayendo desde un puente en construcción y el ácido de la batería roció su pierna derecha causando que jamás caminara normalmente. Bonnie fue una estudiante brillante con gran interés en la poesía; de hecho, mientras estaba encarcelada en 1932 por un robo fallido en una ferretería, escribió una colección de 10 poemas que tituló “Poesía del otro lado de la vida”.

La mayoría de los crímenes de la pareja no fueron tan grandiosos pues fueron en estaciones de gasolina y tiendas de comestibles, a veces saliendo con tan solo $5 y por eso tenían que realizar robos con más frecuencia para subsistir, lo que los hacía más fáciles de rastrear. Los pocos robos bancarios exitosos asociados con Bonnie y Clyde fueron cometidos en su mayoría por Clyde y su compañero criminal Raymond Hamilton.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí