ENTREVISTA: Lo que tuvo que pasar un enfermo de covid-19 y el terrible desenlace de su muerte

0
34

La odisea de Félix Simón Marte Santana y su familia empezó en junio con un dolor de cabeza a causa del covid-19, y terminó en su muerte.

Con mucha aflicción y, abundantes lágrimas, la viuda Calminia Santana explicó cómo el virus le quitó a su esposo, con quien llevaba 20 años de vida sentimental y procreó sus cinco hijos, entre ellos un par de mellizas de las cuales una tiene síndrome de down.

Curiosamente, cinco días antes de enfermar de gravedad, a Félix le habían hecho la prueba del covid-19 y le salió negativa. Se la realizó una empresa que iba a contratarlo, pues no tenía empleo formal, sino que manejaba un camión que transportaba guineos verdes desde Mao a Santo Domingo. Ni él ni su familia tenían seguro médico.

Santana señaló que con el dolor de cabeza a su esposo le empezó “una tosesita y se le subió la presión”. Dijo que al tercer día de los síntomas al enfermo le dio fiebre, y también sentía un frío anormal.

Como se había hecho la prueba del virus, Félix creyó que sus síntomas eran producto de una sinusitis, y se fue a trabajar al interior.

Sin embargo, cuando le tocó retornar a la ciudad la enfermedad se lo impidió. Así que fue a un hospital donde le dijeron que la “azúcar” y la presión estaban muy altas. Lo estabilizaron y le hicieron una prueba de covid-19 que salió negativa.

Pero luego empezó a tener problemas respiratorios y en el hospital le dijeron que “tenía flema en los pulmones”, pero no el virus.

“Cuando él regresó lo llevé a Radiopatrulla y ahí le hicieron una PCR y el médico lo vio mal, pero no lo ingresó por falta de cama”, dijo Santana.

Ya en esos momentos, tanto su esposo como ella estaban al borde de la desesperación. Santana indicó que llamaron a muchas clínicas y hospitales, pero todas estaban llenas con pacientes de covid-19.

Entonces volvieron a su hogar y siguiendo las recomendaciones del doctor, Santana le preparó infusiones a su esposo, pero ese mismo día, al caer la tarde, Félix hizo una crisis respiratoria, por lo que llamaron al sistema de emergencias y la unidad llegó tres horas más tarde.

“Yo no hallaba qué hacer y mi esposo estaba desesperado. él quería que yo llamara a mi hermana que tiene un vehículo, para que lo lleve al médico pero estaba el toque de queda”.

Santana contó que cuando llegó el sistema de emergencias los enfermeros indicaron que no estaban preparados para “eso”. Le revisaron los signos vitales y se fueron.
Así que Santana pasó esa noche “en vela” con su esposo. Indicó que debía darle golpecitos en la espalda porque no podía respirar.

Desde las seis de la mañana ella recorrió muchas clínicas y hospitales para internar a su esposo, pero en ninguna había cama.

“Ya yo estaba vuelta loca, fuimos al Ramón de Lara y fue allí que desde que estábamos en la puerta nos socorrieron”,narró Santana.

 

Ahí les confirmaron que Félix tenía covid-19. Aún en el hospital lo querían enviar a su casa a recuperarse, pero él se negó, por sus hijos.

Tras seis días de internamiento en los que Félix llamaba cada día a sus hijos a las seis de la mañana y su esposa iba a las doce al hospital para saber de él, murió.

“Lo que más me dolió, lo más grande para mí es que dejé 4 números de teléfonos en el hospital para que se comunicaran conmigo y yo iba cada día a saber de él, y aún así me enteré de su muerte 24 horas después y porque fui al hospital”, exclamó Santana.

Por lo contagiosa de la enfermedad Santana reconoció a su esposo por medio de una foto que le hicieron en la morgue. Dijo que le destrozó no poder despedir a su esposo como se merecía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí