Muchas personas que viajan con frecuencia, por placer o negocios, a Estados Unidos se hacen esa pregunta. ¿Puedo tener una cuenta bancaria que me ahorre el pago de costosos cargos por transacciones en el país?

La respuesta es compleja. En teoría, sí se puede. En la práctica es mucho más difícil.

Sucursal de Wells Fargo en Pasadena, California, U.S., September 8, 2017. REUTERS/Mario Anzuoni
Sucursal de Wells Fargo en Pasadena, California, U.S.

Te explicamos por qué: Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la llamada Ley Patriota exige que los bancos y las cooperativas de crédito sigan pautas estrictas para verificar la identidad de una persona al establecer una nueva cuenta bancaria.

Para que se tenga una idea de lo complicado que resulta abrir e incluso mantener una cuenta bancaria actualmente, hace poco el diario The Washington Post reportó el caso de una pareja en Kansas que vio sus cuentas de Bank of America congeladas por no responder a la solicitud de demostrar que eran ciudadanos estadounidenses. Ambos lo eran.

Y ese requisito es cada vez más usual con todos los bancos.

Por ejemplo, Bank of America dice que para solicitar una cuenta de cheques, una persona debe proporcionar número de seguro social y fecha de nacimiento; número de teléfono y dirección de correo electrónico; dirección física de EEUU y una tarjeta de débito u otra información de cuenta para el depósito inicial en la nueva cuenta.

En general, hay dos requisitos cruciales que son obstáculos casi insalvables para un turista: proporcionar una dirección física de residencia y un número de seguro social, o prueba de que tiene una visa que le permita trabajar o estudiar en Estados Unidos.

Para empezar, toda persona que quiera abrir una primera cuenta con una institución bancaria en el país lo debe hacer personalmente en una sucursal, nunca por teléfono o internet, ni siquiera si es ciudadano estadounidense.

Los solicitantes extranjeros necesitan dos formas de identificación personal; una de estos debe ser un pasaporte, del cual el banco hará una copia para sus records. Las formas aceptables de identificación secundaria incluyen una licencia de conducir y una tarjeta de débito.

Bajo la Ley Patriota, las entidades bancarias realizan una verificación de antecedentes a través las agencias de informes crediticios (Experian, Equifax, TransUnion, etc.), pero estas no tienen información sobre los extranjeros. Al no pasar la verificación de antecedentes, los bancos pueden declinar la solicitud de apertura de una cuenta.

Sin embargo, hay una posibilidad: que el turista abra una cuenta en una entidad bancaria asociada a otra donde tenga una cuenta en su país de origen.

Si el turista está abriendo una cuenta con una transferencia bancaria, necesita una prueba de que tiene fondos -copiosos. Esto también se aplica a los grandes depósitos en efectivo.

Una solución alternativa más a largo plazo es establecer primero una entidad comercial -como una LLC- con un socio residente o ciudadano de Estados Unidos y luego abrir una cuenta bancaria corporativa, que proporcionaría un número de identificación fiscal, EIN.

Pero se debe tener en cuenta que al abrir una LLC debes pagar impuestos en EEUU si la empresa es legítima y funciona.

Una compañía es fácil de configurar y el proceso demora de una a dos semanas, dependiendo del estado de la incorporación. Una vez que la empresa se ha configurado, se puede iniciar el proceso de apertura de una cuenta bancaria en un banco internacional, como Citibank, Wells Fargo y HSBC. Todo este largo proceso, sin embargo, no es precisamente en lo que un turista desearía emplear sus vacaciones en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí