CARDIOVASCULARES: Enfermedades del corazón roban vidas artistas

0
91

Aunque solicitó en una de sus canciones más emblemáticas que no lo lloren porque “nadie es eterno en el mundo”, sus fanáticos no pudieron complacer al veterano salsero Julio César Rojas López, mejor conocido artísticamente como Tito Rojas, quien falleció este fin de semana de un infarto. Tenía 65 años.

La aflicción se hizo sentir desde el sábado por la mañana, cuando la noticia corrió como pólvora, muchos se negaban a creer que repentinamente a “El gallo de la salsa” un ataque al corazón lo habría dejado sin vida.

Pero antes de producirse su deceso, el artista, sin imaginárselo, le hizo un último regalo a sus fanáticos. Es decir, realizó un especial navideño en YouTube gratuitamente, en el que lució de buen ánimo y físicamente estable.

Se despidió. Sí, sin proponérselo en su espectáculo “Canta gallo, canta Navidad”, Rojas pidió por todos los enfermos de su patria y del mundo. También especificó lo feliz que se sentía por pasar una Navidad en su tierra natal y sus familiares también fueron mencionados por el artista.

Además, se encomendó a Dios. “Dios tiene algo para nosotros y estamos encomendados a Dios todos los días”, expresó.

En el espectáculo, el salsero interpretó varios de los temas de su largo repertorio. Sin embargo, homenajeó los contenidos en su disco “Canta gallo, canta”, el cual tiene unos veinte años en el mercado y hace referencia a la Navidad.

Según reportes, el intérprete de clásicos musicales como “Señora de madrugada”, “Nadie es eterno”, “He chocado con la vida” o “Es mi mujer” fue encontrado sin vida por familiares en el balcón de su residencia de Puerto Rico, ubicada específicamente en el barrio Tejas de Humacao.

Otra muerte que conmocionó. El pasado fin de semana, muchos se quedaron en shock con el fallecimiento del cantante dominicano Sandy Carriello, ex integrante de la exitosa agrupación Sandy y Papo.

El también compositor, quien junto a Papo popularizó “Es hora de bailar”, “La fiesta” o “El mueve, mueve” y conquistó la escena musical a mediados de los años 90, falleció de un supuesto infarto y fue sepultado el pasado sábado.

Según medios locales, Sandy Carriello también fue encontrado muerto en su vivienda de República Dominicana. Tenía 48 años.

Más luto. A mediados de diciembre el pesar también tocó la puerta del destacado músico Sony Ovalles, quien falleció a sus 80 años, a causas también de un infarto.
Ovalles, quien fue dueño de una impecable carrera artística de más de 4 décadas, fue el responsable de muchos de los éxitos de Wilfrido Vargas, Johnny Ventura, Sergio Vargas y Rubby Pérez, por solo mencionar a algunos artistas.

Su corazón no dio para más. Surgieron otras muertes inesperadas entre el 2019 y 2018. Hace un año falleció el cantante, compositor y productor Víctor Waill, quien tenía 67 años. Preliminarmente se habló de un presunto infarto, después de muerte natural.
Un año antes de la muerte de Víctor Waill se produjo, además, la del merenguero July Mateo, mejor conocido como Rasputín.

Rasputín, quien es un clásico de la época por su tema “Viejo año”, fue encontrado sin vida el 2018 en su casa. Según especificaciones en el momento, se trató de un infarto. Posteriormente habría tenido complicaciones con el corazón.

El afamado trompetista  El Chino de Bonao fallece por un infarto

Falleció de un fulminante infarto el musico trompetista Juanito Enrique Uceta (El Chino de Bonao) de 60 años de edad. Uceta perteneció a las agrupaciones musicales de Cheche Abreu, Richy Ricardo, Rokabanda, Coco Band, Kinito Méndez, entre otras.

El Chino de Bonao fue una persona muy popular, llegando a ser muy querido entre la clase musical dominicana. Residía en la calle Las Mercedes de Bonao donde murió el pasado viernes. Su fallecimiento causó pesar en la clase artística del país.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí