ARTICULOS: Reacción del Presidente

0
76

Ante una pregunta periodística, el presi­dente Abinader respondió de forma enérgica y con cierta ira: “El que se robe el dinero del pueblo va preso”.

Esa fue la respuesta provocada por el caso del último escándalo de corrupción cometido por una mafia en contra de las tarjetas del programa “Supérate”, en el que se han estafado con cientos de miles de pesos a los beneficiarios de ese programa social de la Presidencia dirigido a los pobres dominicanos.

La expresión del presidente deja claro su firme decisión de combatir la corrupción y de que en su gobierno no habrá impunidad. Los que se equivoquen con los recursos públicos y sean atrapados por las autoridades, no podrán contar con el beneplácito y la indiferencia de este gobierno.

Por eso el presidente ha auspiciado un Ministerio Público independiente del Gobierno y del partido oficial, de modo que en el Estado no cundan los nichos que anidan la corrupción administrativa.

La independencia de los incumbentes del Ministerio Público y de la Procuraduría General de la República, ha sido la condición inicial que ha dado lugar a que esas instancias responsables de prevenir y perseguir la delincuencia y la criminalidad en el país, hayan descubierto una cadena de hechos de corrupción, así como de “mafias” que abundan dentro de la economía y la política, y cuyos casos hoy día se ventilan en la Justicia.

Esas acciones de persecución de la corrupción y de la delincuencia, está creando un clima actitudinal que no solo elevará la moral ciudadana y del funcionariado, sino que constituye un eje de acción que fortalecerá la institucionalidad del Estado, lo que se traducirá en la emergencia de una nueva institucionalidad económica basada en el respeto a la licitud y a lo permitido por las buenas costumbres.

Ese habrá de ser uno de los principales legados de la gestión de Abinader. Es importante combatir con eficacia la pandemia del Covid-19, así como estimular y expandir el crecimiento de la economía. Pero es igualmente importante que esos logros se acompañen de una acción vigorosa del Gobierno, en procura de mejorar la institucionalidad fundamentada en el respeto a la Ley, de modo que florezca un nuevo clima moral que contribuya a un comportamiento de los agentes económicos, que se traduzca en un ambiente económico y político donde no se reproduzcan tantos “ladrones” en el Estado y en la Comunidad Nacional.

La expresión del presidente reprimiendo verbalmente a los “ladrones”, es consecuente con el propósito y compromiso de moralizar la vida ciudadana de los dominicanos, la cual ha sido maleada por la corrupción y la impunidad.

¡Sí presidente, qué vayan presos los corruptos y ladrones!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí