ARTICULO: Partido Revolucionario Dominicano, en paz descanse

0
41

Ramón E. Durán

Un grupo de altos dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano encabezados por  Víctor Gómez Casanova, Julio Mariñez, y otros,   han  solicitado a su presidente Miguel Vargas Maldonado  que renuncie inmediatamente porque consideran que en los últimos 15 años esa agrupación  no ha podido despegar ningún proyecto político.

Afirman los dirigentes  que no pueden esperar al  2024, cuando se cumple el periodo de las actuales autoridades, porque seguirán montados en un´´ muerto´´ para los comicios electorales. ´´El Partido no puede seguir con las mismas actitudes que durante más de 10 años que    nos han llevado a humillantes y vergonzosas derrotas durante los últimos procesos electorales del 2008 a la fecha´´, precisaron los dirigentes.

Miguel Vargas no es el único culpable de la situación por la que atraviesa el partido, ya que Hipólito Mejía   es el verdadero responsable de la crisis de la organización política fundada por el profesor Juan Bosch y otros exiliados en el año 1939 en Marianao,   Cuba.  Si en las elecciones primarias  de marzo del 2011,  Hipólito no se interpone cerrándole el paso  a Miguel   es  seguro que  el Partido Revolucionario Dominicano con Miguel Vargas   como candidato   llega a  Presidencia de la República,  ya que éste    no iba a  cometer los mismos   errores de Hipólito  que echaron a perder las elecciones,    además de   que  por cuestiones de estrategia   al Presidente de  entonces,  Leonel Fernández, no le convenía que Danilo Medina resultara triunfador en ese proceso comicial y el tiempo le dio la razón.

Hubo un momento,   al comienzo  de la campaña electoral,  que  Hipólito consideraba que no necesitaba del  apoyo de Miguel y su equipo, comportándose  de manera   arrogante y prepotente    porque  se creía  muy    seguro del triunfo. La borrachera de Hipólito  era de tal magnitud que  se le olvidó que en política hay que sumar no restar y ese   fue el gran   error  que hoy  están pagando los que se quedaron en el PRD.

Luego de la derrota    de mayo del 2012,   principalmente por la pasividad que adoptó  Miguel Vargas,    comenzó la debacle de la organización política  y tristemente la historia todos la conocemos  que provocó  la división,  por lo que a Miguel no le quedó otra  alternativa que convertir al PRD  en un partido bisagra,  para poder mantener vigencia,    pues  sus dirigentes  más  notorios se fueron a  formar   filas  del  nuevo  Partido Revolucionario Moderno.

Quizás por sus compromisos    con el expresidente Danilo Medina, Miguel Vargas   cometió el error de  volver como aliado del  PLD, en las recién pasadas  elecciones del 5 de julio,  ya que debió acercarse a sus antiguos compañeros  del PRM, negociando alianzas  donde el partido podría  salir más  fortalecido, y no lo hizo   por estar  aferrado  a    la  cancillería donde parece le fue muy bien,    más los cargos que ocuparon   algunos de sus dirigentes en el gobierno.

El Partido Revolucionario Dominicano era el merecedor de estar hoy  en el  poder por tratarse de la organización política de más tradición en el país, el  que más luchó por las libertades de este pueblo y  el que  enseñó a  los dominicanos la práctica de la democracia. Es casi seguro que en un futuro no lejano se forme un movimiento orquestado en propiciar la unidad partidaria bajo la sombra de Hipólito Mejía y Guido Gómez  para despojar a Miguel del del control del partido.  Ahora  soplan otros vientos en las   altas cortes donde   en el pasado     a Miguel siempre  le dieron la opción  de la duda, que hoy  no cuenta con   nadie en la cúpula del  gobierno   que lo defienda    en una   litis   en los tribunales de la República. Para el PRM, resultaría de gran beneficio   tener  un aliado  como un  Partido Revolucionario Dominicano    fortalecido  sin la presencia de Miguel.

En la presente coyuntura  lo que más  conviene a esa organización  es que  su presidente  renuncie ya que   creemos   que por muchos años  su aliado el  Partido de la Liberación Dominicana no regresará al poder y  Para colmo, en las pasadas elecciones presidenciales y congresuales  el PRD  solo obtuvo un 2.40  por ciento  de los votos emitidos en las urnas,  lo suficiente para convertirse en un partido minoritario.  Si  Miguel no renuncia   se quedará  solo con la sigla y los símbolos  del partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí