Se ha vuelto una peligrosa costumbre que grupos de jóvenes que se aglomeran en barrios populares para ingerir bebidas alcohólicas agredan a pedradas y botellazos a patrullas policiales que intentan hacer cumplir el toque de queda y el distanciamiento social en el marco del estado de emergencia nacional.

El colmo de ese irrespeto ocurrió el domingo en el sector capitalino de Borojol, donde una mujer intentó romperle una botella en la cabeza y despojarlo de su cámara a un fotorreportero de Listín Diario, mientras otras dos zarandeaban a un agente policial.

Las unidades policiales de Ciudad Tranquila abandonaron la barriada acosadas por las pedradas y botellazos lanzados desde distintas direcciones por antisociales que literalmente tomaron el control de la zona para violar la orden de confinamiento y seguir la parranda de cerveza y ron.

Las agresiones contra unidades policiales se escenifican en los barrios Borojol, Gualey, Guachupita, 24 de Abril, Las Cañitas, 27 de Febrero y Capotillo, entre otros sectores del Gran Santo Domingo, según quejas de los propios agentes que dicen que en algunos lugares han sido atacados a balazos.

El toque de queda que sábado y domingo inicia a las 5:00 de la tarde, no constituye una medida represiva de naturaleza política o social, sino de carácter preventivo para intentar contener la propagación de la covid-19, por lo que no se justifican esos comportamientos vandálicos y absolutamente repudiables.

En las redes sociales circulan imágenes de una mujer cuando intenta agredir con una botella al reportero gráfico e intentaba despojarlo de su equipo fotográfico, acción que fue impedida por un oficial policial. ¿Qué pasa? ¿Adónde vamos a llegar?.

Policía y Ministerio Público están compelidos a apresar y someter a la justicia a los antisociales que pretenden imponer la ley de la selva en barrios populares porque ninguna persona, sea hombre o mujer, puede creerse con derecho o poder para agredir a autoridades y periodistas o a otros ciudadanos.

Queda claro que la próxima vez que desde cualquier sector se intente agredir a pedradas, botellazos o balazos a patrullas policiales que procuran hacer cumplir el toque de queda, los responsables deben ser apresados, encarcelados y traducidos a los tribunales. Basta ya de relajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí