OPINIÓN: A respetar los protocolos

0
19

Hay la percepción generalizada de que a medida que la población retorna a la normalidad como consecuencia del proceso de apertura, la gente se hace cada vez más indiferente a las normas preventivas contenidas en el protocolo sanitario, que entre otras acciones exige el uso de las mascarillas, así como conservar la distancia social o física, al acudir a los centros comerciales o de servicios.

Se cree que ese protocolo sanitario es cada vez más  irrespetado, elevando el riesgo del contagio de la enfermedad del coronavirus. Los últimos números sobre contagiados y fallecidos ofrecidos por las autoridades sanitarias así también lo confirman, al mostrar una elevación en la evolución de la curva del Covid-19.

Por eso el Ministro de Salud Pública ha solicitado al Poder Ejecutivo mediante decreto, endurecer los controles de las normas del protocolo sanitario, elevando las penas a los violadores de las normas establecidas respecto al uso de las mascarillas y la observación de la distancia social.

Esas conductas violatorias del protocolo sanitario, son estimuladas por los propios partidos políticos y sus candidatos al estar inmersos en una difícil campaña que ha coincidido con el período de la pandemia. Ese contexto electoral, no solo se ve alterado por la pandemia, sino que también exige un riguroso protocolo, que se ha de cumplir con toda solemnidad al momento de la jornada eleccionaria del 5 de julio próximo.

Es necesario que las autoridades que deben actuar apegadas a la Ley, hagan cumplir con firmeza los protocolos sanitarios definidos para la normalización de la vida económica y para la realización de una jornada electoral revestida de toda solemnidad, de modo que el respeto a esos protocolos de parte de la población, contribuya además a mantener bajo el control de las autoridades sanitarias, los indicadores de peligrosidad del Covid-19.

Debemos mantener y fortalecer los protocolos sanitarios para la reapertura y para las elecciones.

¡Respetemos, pues, los protocolos!

Mala señal

La confrontación entre el PRM y el PLD trayendo el tema del narcotráfico, constituye una mala señal que indica la disposición de las fuerzas políticas enfrentadas de cara a las próximas elecciones, a recurrir a “lo que sea” en su afán de lograr el triunfo electoral.

Esa actitud agresiva no es un buen indicador de un juego político democrático y respetuoso de las normas que aseguren la legitimidad y convivencia democráticas. Es necesario auspiciar unas elecciones limpias y transparentes, donde los que van a perder respeten a los triunfadores y sobre todo respeten al orden institucional de la democracia. El juego democrático respetuoso de la institucionalidad legítima, no se construye con el empleo de recursos fácticos inescrupulosos, violadores de las normas de la convivencia democrática.

Las elecciones venideras deben servir de oportunidad donde se consolide y se fortalezca la concepción de un régimen político democrático, cuyo poder emana del pueblo soberano, fuente de todo poder democrático. El poder no puede ser, en democracia, una facultad que emane de oligarquías fácticas de vocación autoritaria, y dispuestas a todo tipo de maquiavelismo, violador de toda licitud y principios éticos de la democracia.

¡Respetemos la Constitución democrática de la República!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí