La Florida, uno de los epicentros del imparable brote del coronavirus en Estados Unidos, el país que ha recibido el mayor impacto de la pandemia en el mundo, se acerca a la cifra simbólica del medio millón de casos confirmados de COVID-19 en su territorio.

Las autoridades sanitarias estatales, en su informe dominical, dieron testimonio de la propagación del patógeno, especialmente en el denso sur de la Florida.

Desde que estalló la crisis nacional en marzo, se han registrado 487,132 infecciones diagnosticadas de COVID-19 en el también llamado Estado del Sol.

El total supone un aumento de 7,104 casos confirmados con respecto a las estadísticas divulgadas el sábado, lo que pudiera suponer un dato esperanzador, ya que justamente tres domingos atrás, el récord diario superó los 15,300 casos.

No obstante, las cifras de los domingos suelen ser un poco más bajas que el resto de la semana debido a la metodología de recolección de datos y su divulgación. El sábado, por ejemplo, el Departamento de Salud de Florida agregó otras 9,642 pruebas positivas de COVID-19 al conteo de casos confirmados en el estado.

CUÁNTOS MUERTOS HAY EN FLORIDA POR COVID-19

El Departamento de Salud informó el domingo que registró 62 muertes nuevas, una suma comparativamente baja con respecto al récord de 257 fallecimientos reportados en el informe del viernes.

El sábado, las autoridades dieron fe de otras 179 defunciones vinculadas a la pandemia.

De tal modo que un total de 7,206 pacientes han perdido la vida en la Florida por causas derivadas del COVID-19, incluyendo a 7,084 residentes del estado y 122 no residentes, según datos gubernamentales.

Los decesos registrados cada día no necesariamente acaecieron en las últimas 24 horas, apuntan las autoridades sanitarias, ya que el conteo diario abarca las nuevas muertes que se reportan al estado ese día, más los pacientes que han fallecido con anterioridad a la jornada y no habían sido reportados.

Las autoridades estatales vinculan la proliferación de la enfermedad con el progresivo aumento de las pruebas para diagnosticar el coronavirus. Sin embargo, una investigación del Miami Herald concluyó que hasta el 3 de junio, los nuevos casos en el estado habían estado incrementando desde mediados de mayo y la tendencia no puede atribuirse únicamente a los aumentos en las pruebas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí