Funcionarios de salud británicos reactivaron los hospitales de emergencia que se levantaron al comienzo de la pandemia para hacer frente al aumento de los casos de coronavirus que está poniendo a las salas existentes bajo una presión extrema, particularmente en Londres.

Reino Unido ha registrado más de 50.000 nuevos contagios diarios de COVID-19 durante los últimos cuatro días, impulsados en gran parte por una nueva variante del virus que es mucho más infecciosa.

Los médicos han advertido que se encuentran luchando para sobrellevar la situación, especialmente cuando una gran cantidad colegas se enferman o tienen que aislarse, mientras que los paramédicos y enfermeras han tenido que tratar a los pacientes en ambulancias debido a la escasez de camas disponibles.

El Royal London Hospital informó a su personal a través de un correo electrónico que la institución se encuentra ahora en “modo de medicina de desastres” y no puede proporcionar cuidados intensivos de alto nivel.

Una portavoz del Servicio Nacional de Salud (NHS) indicó que el hospital Nightingale en Londres se está preparando para reabrir si fuera necesario.

“En previsión de las presiones que aumentan por la propagación de la nueva variante de infección, se solicitó a la región de Londres del NHS que se asegurara de que el Nightingale se reactivase y estuviera listo para admitir pacientes en caso de que fuera necesario”, dijo. “Ese proceso está en marcha”, añadió.

Los médicos transportan a un paciente desde una ambulancia al Royal London Hospital mientras continúa la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Londres, Gran Bretaña.

El hospital, con sede en el Centro de Exposiciones Excel en los Docklands de Londres y que lleva su nombre en reconocimiento a la pionera de la enfermería victoriana Florence Nightingale, contará con médicos londinenses con apoyo adicional del ejército y socios en el sector voluntario si es necesario, señaló la portavoz.

Los hospitales Nightingale son sitios temporales construidos con la ayuda del ejército en cuestión de días entre marzo y abril, cuando las instituciones de salud lucharon por primera vez para hacer frente a la afluencia de pacientes con COVID-19.

Por otro lado, el Reino Unido cerrará todas las escuelas de educación primaria de Londres durante dos semanas con el objetivo de contener la expansión del coronavirus en la región.

Según ha adelantado el diario ‘The Guardian’, el Gobierno ha accedido a las demandas de diez áreas de Londres donde no estaban previstos los cierres.

No obstante, no solo en Londres piden cerrar las aulas al ejecutivo británico, sino que el principal sindicato educativo ha pedido el cierre en el resto del país.

“Lo que es correcto para Londres, lo es para todo el país”, ha señalado la secretaria general del Sindicato Nacional de Educación, Mary Bous.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí