Una conmemoración afectada por el Covid-19 como la Semana Santa del año pasado.

Muchos dominicanos ya saben lo que harán durante el asueto de Semana Santa, un periodo en el que los católicos conmemoran la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Cristo.

En un recorrido realizado periodistas en los sectores de Villa Juana, Villa Agrícola, Villa Consuelo y María Auxiliadora los residentes hablaron de sus planes coincidiendo con que “a pesar de que el país está superando el COVID-19, continúan las limitaciones y les espera una conmemoración trancados como la Semana Santa del año pasado”.

La Semana Mayor se inicia este 28 de marzo al 3 de abril en 2021. 

Los que se quedarán sin salir

“En esta Semana Santa no hay na’, ¿dígame usted…? No se puede salir a la playa porque no autorizaron el permiso por motivo del COVID-19. No se puede poner piscina, uno pone una piscinita, la policía viene y le bota el agua a uno, entonces ¿cómo usted cree? Es tranquilo”, fue lo que manifestó Kendry Trinidad de los Santos sobre sus intenciones.

De igual manera los residentes conocidos como Paula, Lea y Capellán dijeron que en la semana venidera no tenían muchos planes debido a las restricciones impuestas y se quedarían en casa a preparar sus habichuelas con dulce.

Algunos presumieron que iban a quedarse en casa tranquilos, sin embargo, otros a eso le sumaron un componente negativo: la falta de condiciones económicas para trasladarse a los lugares de recreación o al interior a visitar a su familia, como el caso de José Vinicio, que “no se moverá a ningún lado porque no tiene dinero”.

“No podemos ir a la playa y nos cierran que no podemos poner piscina, ¿para dónde vamos…?  Este fin de semana será para la iglesia, porque tampoco uno tiene ‘cuarto’, es para la iglesia que uno debe ir. Si aparecen las habichuelas con dulce nos la vamos a comer, porque no hay nada”, expresó Capellán,  mientras descansaba en una silla blanca en las afuera de una cafetería en el sector María Auxiliadora.

“Como está esta pandemia, no hay dinero en la calle, está todo caro, ¿para dónde va a coger uno? Uno no se puede mover de su casa, ¿con qué fuerza? No hay na’ que hacer”, indicó Vinicio.

Agregó que tradicionalmente “siempre lo pasa con su familia y comparte con ellos, elabora sus habichuelas con ellos, pero este año no hay nada de eso, ni para habichuelas”.

Entre tanto lamento, la señora Josefa Ventura fue una de las que dijo que se quedará tranquila y en reflexión como lo amerita el tiempo, pidió a Dios por la libración del pueblo dominicano del coronavirus.

“Para esta semana con Dios tengo previsto estarme tranquila y pedirle a Dios por el pueblo dominicano…, hembras y varones, que Dios los proteja y que nos quite esa mala enfermedad que anda, esa pandemia…, que nos la retire para que podamos ser felices y como éramos antes”, exclamó Josefa.

Se trasladan al interior

Aprovechando el asueto de la Semana Mayor, hay quienes aprovechan para irse de la ciudad.

“Me retiro para Samaná, donde nací y me crié”, dijo Leiton, quien tiene planes de celebrar sanamente con su familia en su provincia natal.

Aseguró que tienen en agenda y con un reducido grupo de los miembros de su familia colocar una piscina en la casa que lo vio nacer y hacer cuentos.

Mientras que Florencia Encarnación irá a La Vega, también a compartir con los suyos en calma, no salen a balnearios.

“Me voy para La Vega, donde mi familia. Me la paso allá, tranquila, compartiendo con las amistades que hace mucho no veo y comiendo en la casa tranquila. Hacemos habichuelas con dulce, comida tradicional y ya…, nos la pasamos en la casa, no acostumbramos a ir a la playa, en recogimiento”, añadió la mujer.

Irán a misa y culto

Para los cristianos y católicos, la Semana Santa es una fecha muy importante. Cada año, durante los ocho días que se lleva a cabo, hay muchos dominicanos creyentes que mantienen vivo el legado de Cristo al mundo y reflexionan en eso.

“Yo soy cristiano, voy a ir a la iglesia y la voy a pasar tranquilo conmemorando un año más de la muerte de nuestro Señor. Espero que la gente piense en que Dios dio su vida por cada uno de nosotros. Ojalá las personas pudieran pensar en eso y olvidarse un poco del trago, que si se lo beben, se lo beban con moderación”, manifestó Máximo Lorenzo, quien aseguró además, que le espera su retiro.

Asimismo, cuando se le preguntó a Félix que haría en este tiempo, sus palabras fueron concretas: “Reflexión, meditar, ayuno, penitencia y oración, ante todo”, soltó.

Además, Felipe León, un señor de unos 50 años, dijo que asiste a los cultos tradicionales que realiza el templo donde está congregado.

“De hecho, hoy (sábado) voy a visitar la Iglesia. Hay un discurso especial a las 7:00 de la noche vía ZOOM y ahí se va a escuchar una alocución de media hora sobre la importancia de la muerte de Jesús para la humanidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí