Camino, órgano escrito del Arzobispado de la ciudad de Santiago, asegura que se quedan en los bolsillos de unos cuantos los recursos económicos que el Estado debería emplear para solucionar algunas carencias de la gente del campo.

En el editorial de su edición del domingo próximo, titulado “Una decisión que no entendemos”, asegura que los servidores públicos que actúan de esa manera “se olvidan que su función es servir a los demás, y no servirse de esos puestos para llevar una vida de príncipes”.

Dice que la corrupción en la administración pública ha causado mucho daño a nuestros países. “A través de los años hemos visto cómo este cáncer ha empobrecido a los sectores más excluidos de la sociedad, privándoles de tener una vida mejor”.

Como ejemplo de esto, Camino señala que, a pesar de los años transcurridos, todavía hay comunidades rurales en donde los enfermos tienen que ser llevados en literas a los centros de salud, porque el estado de sus caminos impide el acceso de vehículos.

“Indigna saber cómo a través de la historia, para los responsables de los actos dolosos no ha habido consecuencias, al contrario, ahora los diputados aprobaron reducir la pena por corrupción de 10 a tres años, en el proyecto de modificación del Código Penal”, precisa.

 

El semanario especializado en temas religiosos considera esa decisión “es una burla a las ansias de un pueblo que por décadas ha soñado con tener funcionarios honestos y transparentes”.

Por eso, invita a recordar las palabras del papa Francisco quien, hablando de la corrupción, dijo que esta “es algo que se nos mete adentro. Es como el azúcar, es dulce, nos gusta, es fácil, y después terminamos mal, y en vez de tanta azúcar fácil, terminamos diabéticos o nuestro país termina diabético”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí