OPNIÓN: El permanente tormento de la reelección

0
15

Uno de los problemas que el régimen político nacional no ha podido superar todavía, ha sido el de la tradición continuista en el poder que ha impuesto el patrón de la reelección.

Aunque en la Constitución de la República se ha consignado el patrón sucesoral del poder de un período de gobierno, una posible reelección y nunca más, esa fórmula institucional no se ha podido estabilizar, por la vigencia que sigue teniendo el patrón de la reelección infinita que es el que anima a los grupos partidarios que una vez en el poder aspiran al continuismo moviendo la reelección.

Esa pauta de la reelección es una consecuencia institucional de la vigencia que conserva en el país el modelo de la dominación personal, el que se materializa a través del li­derazgo caudillista. Así el que llega a una posición pública, desde la presidencia hasta cualquier otro cargo, es tentado por el ejercicio del liderazgo caudillista, el cual hace que los recursos públicos se conciban como propiedad personal que se reparten en beneficio de su familia y relacionados.

Esa realidad política ha sido imposible superarla y por eso las grandes dificultades de estabilizar el patrón sucesorol democrático, que supone la vigencia del principio de la alternabilidad en el poder y la institucionalización del cambio continuo.

Por esas razones no es de extrañar que ya estén saliendo voces desde el nuevo partido de gobierno y desde los medios de comunicación que se regodean con declaraciones que incitan al tormento de la reelección. Lo sorprendente y prometedor ha sido la reacción del mandatario rechazando con vehemencia que grupos dentro de su partido traten el tema, considerando una irrespon­sabilidad y una insensatez el plantear ese tema en estos momentos.

Según el Presidente ese tema debe eliminarse de la preocupación de los funcionarios y por el contrario en lo que deben concentrarse es en el ejercicio de las funciones de su cargo con dedicación y eficiencia, de modo que puedan dar respuestas efectivas a las demandas de la población. En este momento las preocupaciones del gobierno se centran en la lucha contra la pandemia y la generación de empleos para la recuperación y normalización del crecimiento de la economía.

El llamado del Presidente en ese sentido, abre la oportunidad de que en el país se rompa la tradición de la reelección que es la tradición del caudillismo y la corrupción, para que se logre estabilizar la fórmula constitucional de la sucesión democrática del mando, dentro del sistema político nacional. Ese sería el mayor aporte institucional que rendiría a la nación la gestión del Pre­sidente Abinader.

¡Qué no se distraigan para ese propósito!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí