El caso reciente del mayor general Adán Cáceres Silvestre, imputado como cabecilla de una red de corrupción que involucra a otros oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía, ha colocado al ministro de Defensa, Carlos Díaz Morfa, en blanco de comentarios para empañar su imagen porque no se corresponden con la realidad.

Se ha cuestionado la indecisión para explicar la situación de Cáceres y otros oficiales encartados en la Operación Coral, pero no es para que se diga que Díaz Morfa pidió que en la modificación del Código Penal se permita que los militares acusados de algún otro delito sean juzgados por los cuerpos armados y no por la justicia ordinaria.

Es claro que en un momento de tanta tensión los comentarios puestos a circular en las redes contra el ministro de Defensa, que es un militar de carrera, buscan crear confusión en la opinión pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí