OPINIÓN: Joe Biden y Kamala Harris

0
33

Joseph Robinette Biden Jr. juró hoy como el 46º. presidente de Estados Unidos en uno de los momentos más difíciles en la historia de esa nación que lo obliga a afrontar de inmediato la pandemia del coronavirus que ha contagiado a más de 24 millones de estadounidenses y causado más de 400 mil fallecimientos, además de provocar el desplome de la economía.

Biden arriba a Washington donde 25 mil miembros de la Guardia Nacional procuran evitar que se reediten los sucesos de asalto al Capitolio por seguidores del saliente presidente Donald Trump, quien desaloja la Casa Blanca sin admitir el triunfo del nuevo inquilino y con un juicio político abierto en el Congreso.

Kamala Harris se convierte hoy en la primera mujer que asume la vicepresidencia de Estados Unidos. Afroamericana e hija de inmigrantes, en la culminación de un convulso período de protestas raciales que detonó con la muerte en Minnesota de George Floyd, asfixiado por un policía blanco que con la pierna oprimió su cuello.

Trump también hizo historia hoy al no asistir a la juramentación de su sucesor, con lo que rompe una tradición democrática de 150 años respetada por todos sus antecesores desde 1877, además de advertir que su movimiento apenas está empezando.

El primer gran reto en la agenda de Joe Biden será el de restaurar las bases esenciales de la unidad del pueblo estadounidense diezmadas por la inconsistente gestión del magnate inmobiliario sustentada en exclusión y discriminación política, racial y persecución a los inmigrantes.

Entre las primeras iniciativas que emprendería el nuevo presidente se citan su propuesta de estímulos económicos a trabajadores, familias vulnerables, pequeñas y medianas empresas por 1.9 billones de dólares, así como aplicar cien millones de vacunas durante los primeros cien días de su gestión.

Medidas como la de retornar a Estados Unidos a la cumbre climática de París, revocar el impedimento de ingreso a esa nación de nacionales de otros países y proclamar el multilateralismo como eje esencial de su política exterior, constituyen un buen augurio sobre lo que sería la Administración Biden-Harris.

Se resalta que como vicepresidente de Barack Obama, el nuevo mandatario estadounidense visitó más de una decena de veces a América Latina, por lo que quizás esta vez el continente tendría mayor atención de Washington, por lo que en el traspatio dominicano se recibe con moderada dosis de optimismo al gobierno de Joe Biden y Kamala Harris.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí