OPINIÓN: Atentados en Kadul de Afganistán

0
31

Los atentados ejecutados en el perímetro del aeropuerto de Ka­bul, capital de Afganistán, evidencian que los terroristas desprecian la vida de la gente; sus acciones se convierten en “crímenes de lesa humanidad”.

De inmediato el movimiento ISIS-K se atribuyó los ataques y amenazó que continuaría realizando los mismos de permanecer extranjeros en Afga­nistán.

El cúmulo de cadáveres, cientos de heridos y montones de escombros de edificaciones derribadas,  muestran escenas desgarradoras que han conmocionado al mundo; el cuadro es deprimente, doloroso e inhumano.

Además, causa tristeza observar a miles de afganos desplazarse despavoridos en procura de escapar del drama terrorífico implantado por los talibanes; huyen de la violencia, el horror e inseguridad.

Frente a esta masacre, procede una cruzada de la comunidad internacional para perseguir y sancionar a los terroristas que aterran al mundo.

No es aconsejable pactar con terro­ristas, porque como muy bien proclamó el papa Juan Pablo II, en la sentencia que reza: “El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad”.

Urge asumir con firmeza y voluntad política los retos para instaurar un sistema político fundamentado en el respeto de los derechos humanos y garante de las libertades y de una convivencia pacífica.

Se impone la solidaridad del mundo, por la paz en Afganistán

Muerte dolorosa

Entre los 13 militares estadounidenses muertos en Kabul, Afganistán, figura la joven militar dominicana Johanny Rosario Pichardo, quien era sargento adscrita a la Quinta Brigada expedicionaria de la Infantería de Marina de los Estados Unidos.

Su deceso se produjo en una misión que amaba, en el contexto de una carrera que fundamentó en disciplina, vocación, consagración y la voluntad de trabajar por el bienestar de sus semejantes.

Autoridades de Estados Unidos, en especial representantes municipales y congresuales de Lawrence, Massachusetts, donde vivía Rosario Pichardo,  la reconocieron como heroína, debido a que desde los 13 años brindó servicios en favor de la sociedad.

“Todos estamos devastados por esta tragedia”, afirmó el alcalde de Lawrence, Kendrys Vásquez y resaltó que “ha sido muy difícil”.

Bonaocity expresa su condolencia a la familia de la joven militar fallecida y espera que se revista de fe para sobrellevar la vida con fortaleza espiritual, tras la pérdida irreparable de una mujer y soldado ejemplar, porque a pesar del dolor que provoca su desaparición física, es un orgullo que su caída se registra en el cumplimento de su deber.

Que el alma de Johanny Rosario Pichardo, descanse en gloria eterna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí