OPINIÓN: Apagones: “Vergüenza nacional”

0
53

Tiene mucha razón el presidente de la República Dominicana, licenciado Luis Abinader Corona, cuando establece que los “apagones constituyen una vergüenza nacional”, porque se trata de un problema sistémico como consecuencia de la carencia de una política del Estado en materia de energía eléctrica.

Desde el año 1961 hasta este 2021, cuyo período constituye el proceso de transición democrática, es decir, luego de la desaparición de la dictadura de Trujillo, el país ha tenido varios presidentes y diferentes partidos en el poder, y a partir de entonces se ha registrado una crisis energética.

Sin embargo, la problemática de electricidad ha permanecido, incluso se ha empeorado en muchas ocasiones, debido a la falta de  políticas eficaces para generar y distribuir energía en busca de responder a las necesidades y exigencias de los distintos sectores de la sociedad.Las constantes y prolongadas interrupciones del servicio de electricidad irritan e indignan a  los ciudadanos, en la medida que se trastornan las actividades productivas y la vida se torna difícil.

Ahora se suma a las dificultades  la escasez e incremento de los  precios del  carbón y el gas natural, materias primas de las cuales se depende  para producir energía eléctrica en proporción con la demanda de la población.

No obstante, es alentador el anuncio del mandatario, mediante el cual resalta la disposición  del Gobierno con el propósito de superar las adversidades y garantizar la electricidad imprescindible en busca de contribuir con el crecimiento de la industria, el comercio, la economía y la estabilidad emocional de las familias dominicanas.

Es propicio el momento para que se vaya a la raíz que origina el problema energético, porque es indispensable detectar los factores estructurales del percance y de ese modo elaborar un diagnóstico exacto sobre la crisis, porque es determinante  para definir las alternativas idóneas con miras a transformar el sistema ener­gético.

Conjugar creatividad, visión e innovación coadyuvará a superar el déficit energético, solo se requiere de  la voluntad política en interés de remediar un malestar convertido en un “gran dolor de cabeza”.

Hay que asumir con responsabilidad los retos en el campo de la electricidad, a fin de fomentar la evolución del sistema energético, porque ya no se resisten más “parches”; ese es el papel de quienes están en el poder.

Que se trabaje, pues, por una solución definitiva de la problemática de elec­tricidad en República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí