Basta escuchar las fusiones de merengue y jazz del Grupo Licuado, para darse cuenta que estás ante un músico extraordinario, quien viste al merengue con la gala más exquisita, trascendente e internacional.

Nació en Villa Vásquez el 20 de enero de 1946.

Crispín pertenece a esa pléyade de excelentes instrumentistas del merengue, dentro de la cual están Tavito Vásquez, Félix del Rosario y Sócrates de León (Choco).

Fue músico asimilado de la Banda de la Policía Nacional, donde tuvo como su mentor a Tavito Vásquez, quien fue su gran motor y bujía inspiradora para emprender el desarrollo de su enorme como hermosa trayectoria.

Formó un trío de saxofones con los costarricenses Javier Valerio y Pablo Sandi para ejecutar el merengue “Los saxofones” , en el marco del Sax Fest Costa Rica Internacional del 2008. Es una maestría sencillamente sobrecogedora.

También fue flautista de la Orquesta Sinfónica Nacional y más tarde maestro de saxofón del Conservatorio Nacional de Música.

Durante su estadía en New York trabajó con Mario Bauzá, Tito Puente; también estudió Flauta con el profesor ruso Henry Lotzni, así como armonía y técnica del saxofón con Mario Rivera.

En el transcurso de su tiempo fuera del país trabajó con el Conjunto Quisqueya, Primitivo Santos, y en Santo Domingo con Johnny Ventura, Papa Molina, Ramón Orlando Valoy y varias agrupaciones musicales más.

Videos

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí