ATLANTA.– Hank Aaron cumplió con una última visita al lugar donde llegó a los 715 jonrones. El miércoles, tras una ceremonia fúnebre de tres horas en la que participaron dos expresidentes, un excomisionado del béisbol y un ícono de la lucha por los derechos civiles, la carroza que transportaba el féretro de Aaron se desvió de la avenida que lleva su nombre y se dirigió al lugar donde se encontró alguna vez el Atlanta-Fulton County Stadium.

El ataúd con los restos de Hank Aaron fue llevado a Atlanta.

Fue ahí donde Aaron quebró el récord de cuadrangulares el 8 de abril de 1974, rebasando a Babe Ruth.

El estadio fue demolido con explosivos en 1997, cuando los Bravos se mudaron al otro lado de la calle para jugar en el Turner Field.

El viejo estadio quedó como el aparcamiento del nuevo. Pero persiste la barda exterior de contención del viejo parque, junto con una modesta marca en el estacionamiento, que marca el lugar exacto donde la pelota con la que Aaron rompió el récord pasó por encima del muro del jardín izquierdo. 50 Personas asistieron a la ceremonia en la Iglesia Bautista Friendship por las restricciones del Covid-19.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí