Varios países en el mundo, incluyendo a Chile, el primero en América Latina, han detectado casos de la variante del virus, identificada inicialmente en el Reino Unido

BBC-Mundo América Latina no ha sido ajena a la propagación de la nueva mutación del coronavirus, a la que se apunta más contagiosa pero que de momento no parece ser más letal ni que afecte la efectividad de las vacunas.

El pasado martes, Chile notificó su primer caso tras diagnosticar a una mujer procedente del Reino Unido que hizo escala en Madrid, sumándose al grupo de países que han registrado la variante como España, Francia, Canadá, Estados Unidos y Japón.
Todo eso combinado hace que hablemos de un virus que se puede propagar más fácilmente.

Las nuevas cepas pueden volverse más comunes simplemente por estar en el lugar correcto en el momento adecuado, como en el caso de Londres, que no tenía altas restricciones hasta hace unas semanas.

Propagación

La nueva cepa se detectó por primera vez en septiembre y en noviembre, alrededor de una cuarta parte de los casos en Londres eran de esta nueva variante. Y para diciembre representaba casi dos tercios de los casos.

Los matemáticos llevaron a cabo proyecciones en un intento de calcular su peligrosidad. Pero separar lo que se atribuye al comportamiento de las personas y lo que se debe al virus es difícil.

 

La cifra mencionada por el primer ministro, Boris Johnson, fue que la variante puede ser hasta un 70% más transmisible.

Ese 70% apareció en una presentación del doctor Erik Volz, del Imperial College de Londres, durante una conferencia a principio de semana.

Más contagioso

No hay una cifra «precisa» de cuánto más infecciosa puede ser la nueva cepa. Diferentes científicos, cuyo trabajo aún no fue publicado, señalan cifras mucho más altas y mucho más bajas que el 70%.

«La cantidad de evidencia todavía es lamentablemente inadecuada para extraer opiniones fuertes o firmes sobre si el virus realmente ha aumentado la transmisión», dijo el profesor Jonathan Ball, virólogo de la Universidad de Nottingham.

Extensión

Se cree que la variante surgió en un paciente de Reino Unido o se importó de un país con menor capacidad para controlar las mutaciones del coronavirus.

Sin embargo, es probable que la cepa ya estuviera circulando sin detectarse por el mundo antes de identificarse oficialmente en Reino Unido.

Una variante similar fue detectada en Sudáfrica y comparte algunas de las mismas variaciones, pero parece no estar relacionada con esta.

Sucedió antes

Sí. El virus que se detectó por primera vez en Wuhan, China, no es el mismo que ahora se encuentra en la mayoría de los rincones del mundo. La mutación D614G surgió en Europa en febrero y se convirtió en la versión dominante del virus.

Otra, llamado A222V, se extendió por Europa y estaba vinculada a las vacaciones de verano de la gente en España.

Mutación

Se realizó un análisis inicial de la nueva variante que identifica 17 alteraciones potencialmente importantes.

Por ejemplo, hubo cambios en la proteína de pico, que es la llave que usa el virus para abrir la puerta a las células de nuestro cuerpo y apoderarse de ellas.
La mutación llamada N501Y altera la parte más importante del pico, conocida como «dominio de unión al receptor».

Aquí es donde el pico hace contacto por primera vez con la superficie de las células de nuestro cuerpo. Cualquier cambio que facilite la entrada del virus probablemente le dará una ventaja.

De acuerdo a los estudios del profesor Ravi Gupta, de la Universidad de Cambridge, es posible que esta mutación aumente la capacidad de infección en los experimentos de laboratorio.

Sus estudios sugieren que la mutación hace que los anticuerpos de la sangre de los sobrevivientes a la enfermedad sean menos efectivos para atacar el virus.

¿De dónde viene?

La variante del coronavirus mutó de manera inusual. La explicación más probable es que surgió de un paciente con un sistema inmunológico debilitado que no pudo vencer al virus.
En cambio, su cuerpo se convirtió en un caldo de cultivo para que el virus cambie.

Mortandad

No hay evidencia que sugiera que sí, aunque esto deberá ser monitoreado. Sin embargo, solo aumentar la transmisión sería suficiente para causar problemas a los hospitales.
Si la nueva variante significa que más personas se infectan más rápidamente, eso a su vez puede conducir a que más personas requieran tratamiento hospitalario.

Las vacunas

Casi seguro que sí, o al menos por ahora. Las tres vacunas más avanzadas desarrollan una respuesta inmune contra el pico del virus, razón por la cual surge la pregunta.

Se trata de dosis que entrenan al sistema inmunológico para atacar partes diferentes del virus, por lo que, aunque una parte del virus cambió, las vacunas aún deberían funcionar.

«Pero si dejamos que agregue más mutaciones, entonces podemos empezar a preocuparnos», indica el profesor Gupta.

Y añade que este virus está «potencialmente en camino de escapar de la vacuna». «Dio un par de primeros pasos hacia eso», señala.

La inefectividad de una vacuna ocurre cuando el virus cambia, por lo que esquiva el efecto completo de la dosis y continúa infectando a las personas.

Preocupación

• La nueva cepa está remplazando de manera rápido a otras versiones del virus.
• Tiene mutaciones que afectan a una parte del virus que probablemente sea importante.
• Algunas de esas mutaciones ya demostraron en laboratorio que aumentan su capacidad de infectar células.

Por: James Gallagher

Corresponsal de Salud y Ciencia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí