Al menos 57 ucranianos murieron y otros 169 resultaron heridos hoy durante el primer día del ataque ruso contra Ucrania, informó el Ministerio de Salud del país.

«Según datos operativos, 57 ucranianos fallecieron como resultado del ataque ruso. Otros 169 fueron heridos», señaló el ministro de Salud, Viktor Lyashko, en un comunicado, en el que no especificó el número de civiles y soldados que perdieron la vida.
El Gobierno ucraniano ha instado a la población a donar sangre y a buscar atención médica fuera de los hospitales si su estado de salud se lo permite.
Rusia por su parte no ha informado aún de las bajas sufridas.
El Kremlin lanzó hoy una «operación militar especial» en Ucrania desde todos los flancos, el este, el norte y el sur, y ya se acerca a la capital, Kiev.

Las Fuerzas Armadas de Rusia emplearon armas de alta precisión contra infraestructuras militares, baterías antiaéreas y bases aéreas militares, y aunque el Ministerio de Defensa aseguró que no atacan ciudades ni civiles, al menos cuatro ciudadanos murieron hoy en un ataque perpetrado por la artillería de las milicias separatistas prorrusas contra un hospital en la región de Donetsk, según las autoridades locales.
Biden promete que Putin «será un paria en la escena internacional»
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió ayer jueves que se asegurará de que su homólogo ruso, Vladímir Putin, se convierte en «un paria en la escena internacional», y dijo que no tiene «ningún plan» de hablar con él.
«Putin eligió esta guerra, y ahora él y su país sufrirán las consecuencias», afirmó Biden en un discurso en la Casa Blanca.
Al anunciar nuevas sanciones contra cuatro bancos rusos, Biden no descartó que pueda imponer restricciones próximamente al propio Putin, al que describió como «un agresor» y un «tirano» que desea conseguir «un imperio a toda costa».
«La agresión de Putin contra Ucrania acabará costándole caro a Rusia, económica y estratégicamente. Nos aseguraremos de eso», recalcó.
Biden dijo que ahora mismo hay «una ruptura completa» en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, aunque, preguntado por si el mundo vive una nueva Guerra Fría, dijo que «depende».

«La vasta mayoría del mundo está en oposición total a lo que está haciendo (Putin), desde Asia a Suramérica, pasando por Europa y el resto del mundo. Va a ser un día frío para Rusia, no hay mucha gente que esté saliendo a defenderle», indicó.
«Cuando se escriba la historia de esta era, la decisión de Putin de lanzar una guerra totalmente injustificada contra Ucrania habrá dejado a Rusia más débil y al resto del mundo más fuerte», recalcó el mandatario.
Añadió que las acciones del presidente ruso dejan clara su «visión siniestra del futuro del mundo», en la que «las naciones toman lo que quieren a la fuerza».
«Su ambición va mucho más allá de Ucrania. Quiere, de hecho, restablecer la Unión Soviética. De eso se trata todo esto», opinó.
Los líderes de la UE acuerdan sanciones adicionales
Los líderes de la Unión Europea (UE) dieron luz verde a las nuevas sanciones contra Rusia por la invasión de Ucrania, que afectan al sector financiero, la energía, los bienes de doble uso, el transporte o los visados.
«El Consejo Europeo hoy acuerda medidas restrictivas adicionales que impondrán consecuencias graves y masivas a Rusia por su acción», señalan los mandatarios en las conclusiones aprobadas durante la cumbre que celebran hoy en Bruselas.
Las conclusiones especifican que las sanciones cubren el sector financiero, los sectores de la energía y el transporte, los bienes de doble uso, así como el control de las exportaciones y la financiación de las exportaciones o la política de visados.
También precisan que se ampliará el listado de individuos rusos afectados por las sanciones comunitarias.

Tras el visto bueno de los líderes, las sanciones tendrán que seguir el trámite formal necesario para que queden adoptadas y entren en vigor, con un siguiente paso mañana viernes en un consejo extraordinario de ministros de Exteriores en Bruselas.
«El Consejo Europeo condena en los términos más enérgicos la agresión militar no provocada e injustificada de la Federación de Rusia contra Ucrania», apuntan las conclusiones, en las que se pide a Moscú que «cese inmediatamente» el ataque contra Ucrania.
También señalan que Rusia “tiene toda la responsabilidad por este acto de agresión y toda la destrucción y pérdida de vidas que causará”, y agregan que Moscú tendrá que rendir cuentas al respecto.
Las conclusiones, igualmente, piden a Rusia “detener sus campañas de desinformación y los ciberataques”, y también “lamentan la trágica pérdida de vida y el sufrimiento humano causado por la agresión” de Moscú.
Los mandatarios también condenan “con dureza” la implicación de Bielorrusia en la invasión, ya que algunas tropas entraron a Ucrania desde ese país, y piden a Minsk “atenerse a sus obligaciones internacionales”.
En cualquier caso, los Veintisiete piden “la preparación y adopción urgente” de nuevas sanciones económicas e individuales contra Bielorrusia.
Los Veintisiete reiteran una vez más su apoyo «inquebrantable» a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas, al tiempo que piden a todos los países que «no reconozcan a las dos autoproclamadas entidades separatistas» ucranianas de la región del Donbás y «que no les faciliten ni ayuden de ninguna manera».
Subrayan asimismo que la UE está «unida» en su solidaridad con Ucrania y seguirá apoyando al país y a su pueblo junto con sus socios internacionales, incluso mediante apoyo político, financiero, humanitario y logístico adicional y una conferencia internacional de donantes.
Los líderes europeos tampoco olvidan incluir en sus conclusiones de esta cumbre su reconocimiento a «las aspiraciones europeas y la elección europea de Ucrania», tal como se establece en el Acuerdo de Asociación con esa república exsoviética.
Sobre el uso de la fuerza y la coerción para cambiar las fronteras, el Consejo Europeo dice creer «firmemente» que ese tipo de acción «no tiene cabida» en el siglo XXI.
En este sentido, los líderes mantienen que las tensiones y los conflictos deben resolverse exclusivamente a través del diálogo y la diplomacia.
Además, la UE seguirá cooperando «estrechamente» con sus vecinos y reitera su «apoyo inquebrantable» y su «compromiso» con la soberanía y la integridad territorial de Georgia y de la República de Moldavia, también exintegrantes de la antigua esfera soviética.
Para lograr todos esos objetivos, la UE continuará «una fuerte coordinación con socios y aliados, dentro de la ONU, la OSCE, la OTAN y el G7».
Por último, el Consejo Europeo pide que se lleve adelante el trabajo de preparación y disposición a todos los niveles para que logren todas esas decisiones e invita a la Comisión, en particular, a presentar medidas de contingencia, también en materia de energía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí