El presidente Luis Abinader calificó este martes como «acto de salvajismo» la muerte violenta de la arquitecta Leslie Rosado, fallecida este fin de semana en Boca Chica de un disparo en la cabeza a manos de un policía fuera de servicio.

Así lo manifestó el mandatario al salir de la funerario donde se velan los restos de la mujer, lugar al que acudió acompañado de la Primera Dama, Raquel Arbaje, para dar el pésame a la familia de la víctima.

«Es un acto de salvajismo intolerable» frente al que ustedes «pueden asegurar que se va a hacer justicia, así como se ha hecho en casos anteriores, como el caso de Villa Altagracia, que los que cometieron ese hecho están presos», dijo ante la prensa congregada en el exterior del tanatorio.

La sociedad dominicana está consternada por la muerte de la arquitecta, cuyo autor, el cabo policial Janli Disla Batista, se encuentra detenido y a disposición de la justicia desde la noche del sábado, cuando se produjo el suceso, que ha abierto un debate sobre la reforma de la Policía Nacional.

Esa transformación, a juicio del mandatario, debe empezar «por cada uno de los policías, por hacerles las evaluaciones. Estamos trabajando para hacer esa reforma como tiene que ser», dijo el mandatario, que instó a «trabajar en una sociedad menos violenta.

«En eso tiene que acompañarme todo el país, transformar la Policía y convertirnos en una sociedad menos violenta, en eso es que estamos trabajando», señalo Abinader.

Desde comienzos de año, una comisión trabaja en la remodelación del Cuerpo, una reestructuración institucional que «no es fácil», ya que «está así por décadas pero es nuestra responsabilidad transformarla y eso lo vamos a hacer», afirmó el presidente.

Las evidencias recabadas hasta el momento contra el autor del crimen muestran una persecución, así como disparos totalmente incompatibles con un hecho involuntario, lo que contradice la versión que circuló inicialmente de que el hecho fue accidental informó el Ministerio Público el pasado domingo.

Dice urge Reforma Policial

El presidente Luis Abinader, urgió este martes a acometer una profunda reforma de la Policía Nacional, después de que un agente mató a una civil de un tiro en la cabeza el pasado fin de semana, en un nuevo hecho violento que salpica la labor de la institución.

Abinader acudió al velatorio de la víctima, la arquitecta Leslie Rosario, y prometió que la reforma de la Policía no se realizará con «parchitos», sino que se trabajará por «transformar» la estructura del cuerpo del orden, que es muy cuestionado por la corrupción y por los métodos violentos de los agentes.

«Estamos trabajando para hacer esa reforma como tiene que ser», dijo el mandatario, que instó a «trabajar» para fomentar «una sociedad menos violenta».

El nuevo crimen que ha conmocionado a la sociedad dominicana, calificado por Abinader como un «acto de salvajismo intolerable», ocurrió el pasado sábado en Boca Chica, localidad al este de Santo Domingo.

Según informaciones difundidas por la fiscalía que investiga el caso, el cabo de la Policía Janli Disla Batista, que estaba fuera de servicio, persiguió en moto al automóvil en el que viajaban la arquitecta y su hija de 15 años, efectuando varios disparos, y al darle alcance le disparó en la cabeza.

El policía implicado, que se encuentra detenido, alegó que el disparo fue accidental y aseguró que los hechos se produjeron después de un accidente de tránsito.

En los últimos años, se han producido varios casos sonados en los que miembros de las fuerzas de seguridad dominicanas han sido responsables de la muerte de civiles en acciones aparentemente injustificadas.

Entre ellos, el pasado marzo un matrimonio de religiosos murió acribillado a manos de cuatro miembros de una patrulla de la Policía Nacional en un control de carretera en Villa Altagracia, al oeste de Santo Domingo.

Tras ese crimen, Abinader puso en marcha los trabajos de la comisión que se dedica a la remodelación de la Policía, una labor que, según reconoció hoy, será «difícil» teniendo en cuenta que dentro de la Policía se ha formado «una estructura» que «está así por décadas».

Familiares de Leslie Rosado le dan último adiós

En medio del dolor, lágrimas de impotencia y de anécdotas sobre lo “grandiosa” que fue su vida, los familiares de Leslie Rosado le dieron este martes el último adiós, en el cementerio Jardín Memorial de Santo Domingo Norte.

Durante la ceremonia, el esposo de Leslie, Javier Martínez, le encargó a la fenecida “cuidar en el cielo” al otro hijo que estaban esperando, puesto que al momento de su muerte Leslie estaba embarazada de un ser al que planificaban llamar “Elías”.

Leslie Rosado fue descrita por sus familiares como una mujer tenaz, muy profesional, y amorosa. “Una gran hija”, “una excelente madre” que se fue de este mundo llena de ilusiones y proyectos por concluir.

“No puedo explicar nada, no tengo palabras. Siento que ella sigue aquí, no lo acepto… Aunque su cuerpo no habita en esta tierra y no puedo escuchar su voz, ella se quedará conmigo para siempre”, dijo su hija de 15 años, quien estuvo durante el suceso en que su madre perdió la vida.

“No quiero que pasen los días ni las noches sin que estés aquí. Quiero llorarte siempre para que sepas lo mucho que te amo. Me has dejado como un pajarito que lo soltaron sin rumbo”, dijo entre llantos, la adolescente.

Los familiares de Leslie Rosado agradecieron las muestras de afectos y solidaridad que han tenido desde el pasado sábado, cuando ocurrió el suceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí