ARTICULOS: Día Internacional del Trabajo

0
175
Hoy  se conmemora el Día Internacional del Trabajo,  cuya  fecha  se  consagra  en honrar a los trabajadores y en  recordar a los héroes y heroínas  que  lucharon  por mejores condiciones de vida  y de  trabajo de quienes juegan un papel preponderante en  los procesos productivos.
Este Día Internacional del  Trabajo encuentra a la clase obrera con una profunda crisis social y  económica, debilidad  del  movimiento  sindical, sistema obsoleto en materia de  pensiones, amenazas por parte del empresariado para  eliminar  conquistas logradas a  base de esfuerzos,  sacrificios  y  jornadas  de  protestas   en defensa de los derechos e intereses de  los  trabajadores.
A  pesar de  que la clase obrera produce los  bienes y riquezas en el mundo, la misma  subsiste entre  recariedades, marginación, pobreza, hambre y  en  condiciones  inhumanas,  como consecuencia de la desigualdad, ine­quidad, insalubridad, bajos salarios,  inflación  e injusticias sociales.
La mayoría de las riquezas producidas  por los trabajadores engrosan las fortunas  de los capitalistas y ellos reciben “pírricos” ingresos para sobrevivir y continuar produciendo para sus  patronos.

También, los obreros sufren los efectos de  la carencia de seguridad  social, el desempleo  e inflación; los problemas socioeconómicos  condenan a quienes venden  su fuerza de  trabajo a desenvolverse en ambientes deprimentes.
República Dominicana  no escapa de  esa   dramática realidad a nivel mundial, debido a la falta de plazas de trabajo, pérdida del poder adquisitivo, sueldos desfavorables, una gran parte está excluida del régimen  de  la seguridad  social  y las organizaciones sindicales  reducidas  a su mínima expresión.
Se ha intentado en  varias  ocasiones  elimi­nar del Código Laboral la cesantía, preaviso,  licencia por maternidad, libertad sindical y  otros  logros alcanzados con muchos sacrificios, incluyendo la muerte de líderes sindicales;  hay evitar un  retroceso  y  defender  en  todas  las circunstancias a la clase obrera dominicana.
Hay un desequilibrio entre los salarios  nominal  y  real,  porque los recursos percibidos por los obreros no proporcionan capacidad  de compra,  por  ende,  enfrentan serias  dificultades para encarar sus  necesidades perentorias.
No obstante, el Gobierno Central, los   empresarios y  sindicalistas  han  aunado esfuerzos orientados  a mejorar las  condiciones  laborales y  de vida de los  trabajadores,  a  través  de una ligera alza salarial, diálogos permanentes, revisión del seguro médico, evaluación  de la seguridad social y retomar la  firma  de pactos colectivos.
Es propicio reconocer que los obreros  son determinantes en la evolución de la  economía y la transformación de los  pueblos, por tanto, hay que ponderar sus aportes dignificando su existencia y las faenas laborales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí