OPINIÓN: Crónica de una fraudulenta Junta Central Electoral

0
27
Por: Elvin Dominici 

La Organización de Estados Americanos (OEA), hizo pública su conclusión en el reporte del sistema del voto automatizado con una auditoría forense de las pasadas fraudulentas elecciones municipales del 16 de febrero por la Junta Central Electoral (JCE). Según esta entidad internacional dijo que fue la “mala gestión” del equipo de informática de la Junta Electoral que produjo el deficiente diseño del software del voto automatizado.

Estas elecciones que nos costaron más de RD$5,200 millones o US$100 millones y pasar por la verguenza internacional de la ineficiencia de esta institución que sirve a la voluntad del gobierno y nos secuestra nuestros derechos constitucionales del elegir y ser elegido.

Ante estas conclusiones, los miembros del partido morado salen en manada a burlarse del pueblo en las redes sociales y medios de comunicación, exigiendo disculpas de parte de la oposición y la sociedad por las acusaciones de fraude de las elecciones municipales.

Otra vez nos toman el pelo, nos mienten por año y medio de las ventajas del voto automatizado para el ejercicio de la voluntad democrática de los dominicanos. El oficialismo se asegura que las bocinas de los medios de comunicación condenen las pocas voces de alerta dentro de la sociedad, que no creían que un país que tiene un bajo nivel tecnológico, pudieran ejercer su voto con este nuevo sistema computarizado de elecciones.

Nosotros estamos hastiados de los atropellos de la JCE en contra de las libertades de todos los dominicanos. Esta institución en vez de ser el garante de la voluntad del pueblo en las urnas, se ha vuelto en el negocio electoral del gobierno que se rinde antes los pies del presidente Danilo Medina y que conspira en busca de la forma más desafiante de mantener en el poder a los peledeistas.

Su ineficiencia en manejar los torneos electorales se dejó notar con su primer ensayo en las fraudulentas elecciones primarias de los partidos mayoritarios del país. Los primeros resultados electorales del voto automatizado dejo confirmada la separación de los dos caudillos del oficialismo; algunos dicen que por fraude del mudo presidente, otros dicen que esta fue por ambición del León, pero en conclusión la JCE empezó a cocinar un bizcocho con sabor a mantener en el poder a los morados violando las libertades constitucionales del pueblo.

Entre el pataleo de Leonel Fernández describiendo con talento y previo conocimiento de cómo hacer fraudes electorales, ya que él fue uno de sus pioneros en el país. Este hablo de un algoritmo en el software del sistema automatizado de votación que ocasionó el fraude electoral. Fernández dijo que le costó su derecho “con doble nacionalidad” de volver a postularse por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), como candidato presidencial por cuarta vez en las elecciones de mayo 2020.

El pleno de jueces de esta institución electoral no valoró todas las advertencias y sugerencias en contra de este sistema electoral. Así se organizaron las elecciones municipales del pasado 16 de febrero, cuando su presidente Julio César Castaños a las 11:11 am canceló las elecciones por un fallo, que sólo presentaba las boletas de los candidatos del oficialismo y excluye a los candidatos de la oposición. La Policía Nacional lleva a la cárcel a un técnico de Claro, Manuel Regalado y el escolta de Luis Abinader, coronel policial Ramón Antonio Guzmán Peralta, como principales sospechosos del sabotaje o intento de fraude. El oficialismo buscaba rápido un culpable y quién mejor que estos dos.

Este intento de fraude despertó al pueblo dolido y avergonzado por censurar su derecho de votar. Toda la sociedad dominicana se levantó en protesta para pedir la destitución de todos los jueces del pleno de la JCE. El dia 27 de febrero se hizo el famoso #Trabucazo2020 en la Plaza de la Bandera, donde jóvenes, activistas sociales, artistas y población en general alzaron sus voces en rechazo al intento de fraude.

Esta misma junta que le niega a Ramfis D. Trujillo su derecho constitucional de postularse como presidente de la República Dominicana en las elecciones presidenciales por orden de Medina, ya que Ramfis le tiene la promesa de llevar a los corruptos presos y devolver lo robado al estado. Lo peor es que hay pruebas contundentes y certificadas en las Cortes Federales de los Estados Unidos de que Leonel Fernández y Gonzalo Castillo tienen ambos doble nacionalidad; dejando saber de nuevo que la justicia en este país es selectiva y no es igual para todos.

Sin importar los reclamos, cacerolazos, protestas al frente de la casa del mudo e indolente presidente Medina, no renunció el pleno de jueces de la junta y estos convocaron a elecciones municipales para el 15 de marzo con el voto manual y condenaron a los dominicanos a contagiarse por el Coronavirus. Los resultados de estas elecciones no pudieron ser amañados con fraude, porque todo un pueblo estuvo a la expectativa. Esa misma JCE que no detenía sus preparativos para las elecciones presidenciales del 17 de mayo del 2020 y que no pone en prioridad salvar vidas ante la pandemia del Covi-19.

Seguimos como animales al matadero, mientras estos jueces sigan ejerciendo la función de veladores de las elecciones presidenciales. A Danilo Medina y al PLD nadie les quita de la presidencia si la JCE no se integran jueces honestos que pongan primero la voluntad de la nación, que la del oficialismo. Ya es hora de que renuncien o saquemos a estos sinvergüenzas, irresponsables e indignos de llevar la responsabilidad de garantizar elecciones limpias en nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí