Han pasado 20 años desde que dos aviones secuestrados por terroristas de Al-Qaeda se estrellaran en las Torres Gemelas de la ciudad de Nueva York un 11 de septiembre de 2001. Dos más también colapsaron en puntos diferentes de la geografía estadounidense, sembrando el terror.

El mundo se paralizó ante el que ha sido calificado como el mayor atentado terrorista en la historia de la humanidad (por lo menos de los que se han cometido en tierras estadounidenses, pues muchos otros han sido minimizados u ocultados a ojos del mundo).

Al cumplirse mañana 20 años de los siniestros atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, que causaron alrededor de tres mil muertos, entre ellos muchos dominicanos, todavía se sufren las secuelas de los actos terroristas.

Las Torres Gemelas arden el llamas

Desde esa trágica fecha, que marcó un antes y un después, el mundo dejó de ser el mismo. Todos los países han tenido que someterse a una suerte de nuevo orden con las medidas de seguridad que se han adoptado para prevenir atentados terroristas.

Los aviones que impactaron en las torres gemelas de Nueva York, en la sede del Pentágono (símbolo del poder militar de Estados Unidos) y en otros objetivos sintetizaron la capacidad de las organizaciones criminales y la vulnerabilidad de la seguridad.

Los atentados llevaron a Estados Unidos a intervenir en Afganistán tras la captura Osama bin Laden, líder del movimiento musulmán Al Qaeda, que reivindicó la autoría de los actos terroristas.

Las miles de víctimas, ajenas a los conflictos bélicos, son hoy consideradas como mártires. Las tensiones no han desaparecido ni van a desaparecer, pero tras las huellas de los atentados las grandes potencias, con Estados Unidos a la cabeza, deben evitar por todos los medios que la paz y la seguridad planetaria retrocedan a los tiempos del 11 de septiembre. Con el devastador efecto de la pandemia de la covid ha sido más que suficiente como sufrimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí