ARTICULOS: Vacuna obligatoria

0
83

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) define la palabra obligar como: «Hacer fuerza en una cosa para conseguir un efecto», de modo que así de entrada el título de nuestro artículo está en lo correcto, a pesar de lo que digan los teóricos del derecho.

En República Dominicana como en casi todos los países del mundo, los programas de vacunación comenzaron como mucho ahínco, pero luego la gente comenzó a descuidarse, mientras la pandemia de coronavirus sigue haciendo de la suya en personas insensatas.

De modo que aprovecho este artículo para proponer a las autoridades algunas sugerencias que podrían ser motivadoras, aunque desde el punto de vista de ley no sé cómo podría ser vista.

Una de ellas podría ser procurar una resolución de la Asociación de Bancos Comerciales, en la que no se permita la entrada de clientes a ninguna entidad bancaria sin demostrar, papel en mano, que el interesado haya recibido al menos una dosis de cualquiera de las vacunas.

La tarjeta de vacuna debe ser requisito para cobrar en cualquier institución pública
También el Gobierno podría presionar con la inscripción del próximo años escolar, poniendo como condición que todos los alumnos de más de doce años de edad tengan las dos dosis de vacuna antes de aceptarlo en las escuelas y colegios.

Sólo de esta forma las autoridades podrían llegar a cumplir con la meta de que al final de julio el país haya logrado la inmunidad del rebaño, con lo que se reducirían las medidas restrictivas y República Dominicana pueda volver a encender las chimeneas del aparato productivo.

La gente debe aprovechar que somos uno de los pocos países que dispone de vacunas suficientes para su población, pero si no quieren entenderlo por las buenas, debe buscarse mecanismos de presión.

La vacuna no debe ser una acción voluntaria del ciudadano, ya que cuando una persona no está inoculada pone en riesgos la salud de los que están en su entorno, lo que es no sólo una irresponsabilidad sino un atentado contra la salud de los demás.

Pero como este país está lleno de vagos y teóricos que pudieran argumentar violaciones constitucionales, entonces que demanden al Estado, para ver si al cabo de 20 o 30 años logran una sentencia definitiva.

Por: José Antonio Torres
josetorres60@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí