ARTICULOS: Seguridad social

0
22

Por Luis Manuel Báez

Un grupo numeroso de legisladores encabezado por el diputado del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Pedro Botello Solimán, sometió por segunda ocasión un proyecto de ley que creo desequilibrado y populista, tras un año de pandemia que tiene al país de rodillas y un Gobierno que recién da pasos de avance para estabilizar la economía y el turismo.

En esa pieza, los legisladores insisten en que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), avancen el 30% de los ahorros a cada uno de los afiliados, para cuyo fin deben modificar la Ley que sustenta la Seguridad Social en el país.

El proyecto sometido busca eliminar las pensiones de los trabajadores que ya han cotizado por casi veinte años al sistema de la seguridad social y en el peor de los casos, sin estudio alguno que lo sustente.

Propone además el desmonte del sistema de capitalización individual al fracasado y colapsado sistema de reparto que tenía el recién eliminado IDSS amparado bajo la ley 18-96. Esta propuesta se da en un momento donde se discute la modificación de la ley 87-01 de seguridad social para el beneficio de los afiliados.

La seguridad social ha sido la conquista más importante que el pueblo y la clase laboral ha tenido en las últimas décadas, y ahora, luego de la pandemia tras sectores importantes de la vida nacional y expertos que han solicitado la modificación de la misma, sería lo sensato y prudente orientar bajo estas líneas que es lo que conviene al país y a los trabajadores; y es mantener el sistema de capitalización individual y hacer las modificaciones pertinentes para que los trabajadores a la hora del retiro puedan contar con una pensión digna y que pueda cubrir las necesidades básicas de los cotizantes, que son los que se ventilan en las reuniones de la comisión bicameral que lo tiene en su poder, gran incongruencia con el legislador que propone un cambio del sistema.

La orientación que daría a los legisladores que firmaron este descabellado proyecto, es retirar el apoyo a la idea de un legislador con sueños desmedidos de poder y una capacidad enorme de manipulación popular para engañar algunos grupos.

Por: Luis Manuel Báez
luismbaez@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí