ARTICULOS: Música pierde un alma nacional

0
53

La muerte repentina de Johnny Ventura hizo emerger, a través de los medios, una conmoción colectiva unificadora del sentimiento nacional, en torno a quien se proyectó como el máximo ídolo cultor del merengue, ritmo musical que identifica y reproduce la dominicanidad frente al mundo. Merengue, dominicanidad y Johnny Ventura se unifican para dar vida y alegría al ser dominicano.

A Johnny Ventura le correspondió, con su gracia rítmica y carisma, protagonizar la fase moderna del merengue como género musical que ha animado y modelado el espíritu festivo del dominicano: el merengue con su contagioso ritmo iniciaba y terminaba los sets musicales en las fiestas sociales en República Dominicana.

Ese destacado papel desempeñado por el ídolo nacional del merengue, que fue y será Johnny Ventura, se inició a principio de los años sesenta, cuando el país entró en una nueva fase política y social a través de una larga transición del autoritarismo a la vida democrática, proceso que marcó el comienzo de la transformación de la sociedad y que se manifestara en el contenido social de muchas de las producciones musicales de Johnny Ventura.

El Combo Show de Johnny Ventura fue la expresión de un grupo merenguero que simbolizó esa transformación social y cultural del pueblo dominicano, y cuya incidencia en el merengue se ha proyectado hasta nuestros días, cuan­do se produce la penosa e infausta noticia de la muerte del máximo ídolo del merengue.

La influencia de la figura de Ventura no solo llenó el espacio local, sino que se proyectó en todo el mundo, en especial en Las Américas, siendo reconocido en el mundo de la música popular como el ícono del merengue dominicano. En esa proyección internacional, compartió y se articuló con las máximas figuras de la música popular en las naciones de Las Américas y otros continentes.

Por eso hoy todos, de aquí y de más allá, lloran y lamentan la muerte del ídolo del meren­gue. Y con su muerte los dominicanos, hacen un pare en su proclividad a las diferencias emotivas, para unificarse en un solo sentimiento de unidad nacional, y de esa manera rendirle honores al merengue hecho hombre: Johnny Ventura.

¡Descanse en paz su alma!   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí