ARTICULOS: Montado en Rocinante

0
32

Por Joseph Cáceres

De nuevo se vuelve con la petición de que el gobierno ceda a los merengueros la operación de una de las emisoras de la Corporación Estatal de Radio y Televisión para dedicarla a la difusión de nuestra música.

Ya esa petición se había hecho una vez y fue descartada.

Ahora la reactiva el maestro Ramón Orlando, pues piensa que la falta de difusión es lo único que afecta al merengue.

Hasta los merengueros creen que el estado es el que debe resolver sus problemas, olvidando que es un tema de gustos y de preferencias, que los urbanos no han necesitado de la radio para imponer su música en el mercado, merced a la impronta de las redes sociales, las páginas y las emisoras digitales. Que la radio tradicional es la que ha tenido que ir detrás y perseguir la música urbana que tanta aceptación tiene en la juventud.

Pero, además, la emisoras estatales son las que más tocan música criolla en su programación según se puede verificar.

¿Entonces, para qué quieren los merengueros que les den una emisora de radio?

Se olvidan de que una sola golondrina no hace verano, y que el problema del merengue ha sido ya suficientemente analizado, y se sabe que va más allá de la difusión.

No es casual que un merenguero urbano como Alá Jazá haya prendido en el gusto de la gente, sin reclamar  emisoras de radio para la difusión de su música.

El enfoque que se le da al tema no es el más acertado.

Nos luce desfasado, como lo están muchos de lo merengueros que han pretendido mantenerse  en el mercado con la fórmula de los 80’s, como si nada hubiese cambiado.

Sería bueno que el maestro Ramón Orlando se desmontara del caballo de Don Quijote en su próxima batalla contra los molinos de viento.

No se caería, y le iría mejor…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí