ARTICULOS: Cosas veredes, narcos en el Congreso

0
90

Por Marino Báez

Los narcos siempre pululan por los fueros del Congreso Dominicano y los gobiernos, porque sus influencias están poseídas, por demás, en encubrirse de la justicia a través del poder mesiánico y así desarrollar sus actividades cotidianas como cualquier otro ciudadano a través del poder mediante el soborno político.

No es de sorprender que un narcotraficante haya formado fila en un partido oficialista que está haciendo pinitos en el poder; y a la postre comienza a desacreditarse con escándalos de mal gusto como el del diputado Miguel Andrés Gutiérrez Díaz, acusado de narcotráfico en pleno desarrollo de labores legislativas.

El arresto del diputado Díaz, acusado de ser parte de una organización internacional de narcotráfico que importaba cocaína a Estados Unidos, se aposenta en la corrupción admistrativa que se estila en los diferentes gobiernos de la República Dominicana y dejan sus secuelas malolientes.

El presidente Luis Abinader se desliga de todo entramado deshonesto en el congreso y alude “el que comete sus errores que pague”¿Sólo eso señor presidente? ¿Y los demás casos que están pendientes? ¿Y el fraude en la Lotería Nacional? ¿Y los cientos de asesinatos que tienen años en la gatera, sin aclararse? ¿Y los expedientes de corrupción contra Leonel Fernández, Danilo Medina e Hipólito Mejía? ¿Que se queden así, señor presidente? 

Estas interrogantes difícilmente pueden ser respondidas con objetividad, dado el caso en que la mayoría de las veces las campañas políticas suelen ser financiadas por personas que se aparecen en las actividades de forma sorpresiva, hacen propuestas indecentes y los aspirantes a cargos electivos les cogen la seña para finalmente quedar entrampado por el narcotráfico.

Aunque la cultura de los partidos y sus máximos dirigentes es alzarse con el poder sin importar de donde venga el dinero para promover sus aspiraciones caiga quien caiga, en verdad, no creo que el presidente Abinader se haya dejado influenciar por el veneno corruptor del narcotráfico para costear su campaña política. No lo creo, hasta que me demuestren lo contrario.

Me resulta contraproducente que una organización política como el PRM, de reciente fundación, no investigue primero el perfil de cada aspirante a su membresía, sobre todo, cuando se trata de optar por un cargo legislativo de esa estirpe, hacer las leyes, representar a la sociedad de su país o provincia en el congreso. Los perfiles delincuenciales de cada persona están ahí, sólo hay que buscarlos.

Desde los años 2014-2017, el diputado Díaz, estuvo operando una organización de tráfico de estupefacientes que operaba con su blindaje desde República Dominicana, Colombia y Estados Unidos, según consta en una denuncia presentada ante la Drug Enforcement Administration, DEA, por sus siglas en inglés. No quieran ustedes hacerles creer a la sociedad dominicana que desconocían sobre el negocio con las drogas de este desconsiderado “legislador”, hoy día en manos de la justicia estadounidense.

Luis Abinader del gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM), aparenta ser un buen administrador de la cosa pública, aunque a medias le gusta la transparencia, por qué, sencillo, he notado que ha facilitado las cosas a la Procuradora General de la República (PGR), doctora Mirian Germán Brito para que persiga a todos aquellos vinculados en actos de corrupción, mediante el arresto de militares y allegados que estaban en el entorno de los gobiernos del ex presidente Danilo Medina, sin embargo, faltan muchos pejes gordos por coger que usted conoces y que desgraciadamente no le ponen atención mostrando cierta complicidad.

“Para hablar de transparencia y, por ende ponerla en ejecución es preciso vendarse los ojos a los fines de no dejarnos sorprender por las tentativas del soborno y la corrupción”

El autor es escritor y periodista.

Reside en La Florida, Estados Unidos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí