ARTÍCULOS: Amor y amistad

0
125
El Día de la Amistad y el Amor o de San Valentín, que se festeja hoy, sorprende a la sociedad dominicana extenuada por una pandemia que se extiende por casi dos años, que obliga a usar mascarillas y a guardar distanciamiento, lo que convierte el abrazo fraterno en una suerte de temeridad sanitaria.
Aunque la gente se arriesga a viajar, asistir a conciertos, participar en fiestas, visitar restaurantes, pernoctar en hoteles, acudir a playas o balnearios, expresiones físicas de afecto entre personas están vedadas en los protocolos de prevención de la covid-19.
Es por eso que se torna difícil hoy dispensar al prójimo un fuerte abrazo, un apretón de manos o un beso en señal de leal amistad o de profundo sentimiento de amor por temor al contagio de coronavirus, pero no son pocos los que desafían la pandemia para expresar a los suyos afecto o devoción.
La más socorrida historia sobre el Día de la Amistad y del Amor, se sitúa en el siglo III, en Roma, cuando el emperador Claudio II prohibió a los soldados jóvenes contraer matrimonio, pero un sacerdote llamado Valentín oficiaba casamientos en violación a ese decreto por lo que fue condenado a muerte.
Esa efeméride, como todas las demás que resaltan nobleza, esperanza y solidaridad del ser humano, ha sido objeto de mercadeo, pero hoy se resalta que aun el beso y el abrazo representan un riesgo pandémico, como si el destino obrara contra el último vestigio de la convivencia humana.
La covid-19, que ha causado más de seis millones de muertos en el mundo y provocado una crisis económica global sin precedentes en el último siglo, también ha sido el motivo de repentinas crisis políticas, económicas y sociales en países, regiones y a nivel global.
El liderazgo dominicano persiste en halar la cuerda en dirección contraria o en construir torres de Babel, sin que Gobierno, partidos, empresariado, academias, sindicatos y sociedad civil promuevan formas de advenimiento o consenso en el abordaje y solución de tantas urgencias nacionales.
Este día es propicio para motivar besos y abrazos a contrapelo de la pandemia, y para alentar a la sociedad a ejercer, difundir y promover amor y amistad, sin tomar en cuenta credo político o social, posición económica o color de la piel, porque solidaridad, tolerancia y comprensión serán siempre los remedios infalibles para vencer la pandemia y la desunión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí